-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
“Free software” is a matter of liberty, not price.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Por qué «software libre» es mejor que «código abierto» cdlibre.org ---Software de código abierto de forma gratuita ---Oficina de Software Libre de la Universidad de La Laguna

Traductor

- La factura electrica -

NO PASE (NI DEJE QUE LE PASEN) AL MERCADO LIBRE
 
A igualdad de potencia contratada y kWh consumidos el importe total de una factura electrica  es, salvo contadas excepciones, más alto en el mercado libre que en el mercado regulado (TUR).

La antigua tarifa de último recurso (TUR) ahora se le conoce como el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) y es el precio máximo que podrán cobrar los comercializadores de referencia a los consumidores que se acojan a dicho precio.
 
La tarifa regulada o PVPC es una tarifa que fija el Ministerio cada 3 meses y que sirve de "refugio" para quienes no quieren contratar ninguna de las tarifas que ofrecen las comercializadoras.

El PVPC supone un ahorro en término medio. Supone un ahorro frente a cualquier otra modalidad de contratación, al considerar como precio de energía el que resulte directamente del mercado de producción y no incorporar ningún coste por el aseguramiento del precio.
 
Podrán acogerse al PVPC o PVC los titulares de los puntos de suministro efecturados a tensiones no superiores a 1 kV y con potencia contratada menor o igual a 10 kW.
 
¿ESTÁS EN EL MERCADO REGULADO O EN EL MERCADO LIBRE ?
 
Si no sabes si tienes contratada la PVC, rastrea en tu factura el nombre exacto de la compañía. Si es uno de los siguientes, tienes la PVC. Si es diferente (aunque sea muy parecido), estás en el mercado libre (muchos ignoran que están en dicho mercado).
 
  • Endesa Energía XXI, S.L.
  • Iberdrola Comercialización de Último Recurso, S.A.U.
  • Gas Natural S.U.R., SDG, S.A
  • HC-Naturgas Comercializadora de Último Recurso, S.A.U.
  • E.ON Comercializadora de Último Recurso, S.L.
 
Para acogerse a la tarifa regulada (PVPC) , solo tiene que solicitárselo a una comercializadora de último recurso, la cual está obligada a atender dicha solicitud. Por ley es obligatorio que los ciudadanos puedan contratar la PVC. El Ministerio ha designado a una serie de comercializadoras para facilitar esta tarifa regulada. Son las Comercializadoras de Último Recurso (CUR).

Las Comercializadoras de Último Recurso en realidad son parte de las grandes empresas eléctricas, que se vieron forzadas a crear una empresa diferente para ofrecer la PVC. Además son las únicas que pueden ofrecer el Bono Social.
 
El Bono Social es un descuento para proteger a los consumidores más indefensos de las subidas de la luz. Para disfrutarlo hay que tener contratada la PVC y debe tratarse de nuestra residencia habitual. Solo pueden solicitarlo algunas personas:
 
  • Todos los clientes con menos de 3 kW contratados.
  • Familias numerosas.
  • Familias con todos sus miembros en paro.
  • Pensionistas, jubilados mayores de 60 años y con pensiones mínimas.
 
QUE HAY QUE TENER EN CUENTA:
 
Nunca contrates por teléfono ni a través de comerciales que llaman a tu puerta, (a no ser que te faciliten una copia completa del contrato para leerlo con detenimiento sin que tengas que adelantar ningún dato personal).
 
No facilites ni tu número de cuenta bancaria ni el CUPS (el número que identifica tu suministro) hasta que no estés decidido a firmar .
 
Con las tarifas de antes del 1 de julio de 2009, se incluía una fuerte penalización por superar un consumo de 500 kWh al mes. Por lo tanto, en periodos de altos consumos (por ejemplo: invierno), el ahorro del Bono Social puede desvanecerse y acabar pagando más de lo que se pagaría sin él. 
 
Si estás en la PVC, pagarás más si suben las tarifas de acceso (en los últimos años, las tarifas de acceso han sufrido fuertes subidas).
 
Los grandes descuentos suelen esconder una peligrosa letra pequeña.