-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
“Free software” is a matter of liberty, not price.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Por qué «software libre» es mejor que «código abierto» cdlibre.org ---Software de código abierto de forma gratuita ---Oficina de Software Libre de la Universidad de La Laguna

Traductor

- El Capitalismo -

Los seres humanos siempre han tenido una fuerte tendencia a realizar trueques, cambios e intercambios de unas cosas por otras. De esta forma al capitalismo, al igual que al dinero y la economía de mercado, se le atribuye un origen espontáneo o natural dentro de la edad moderna.

El nombre de sociedad capitalista se adopta usualmente debido al hecho de que el capital como relación de producción se convierte en ésta en un elemento económico predominante.

El capitalismo puede organizarse a sí mismo como un sistema complejo sin necesidad de un mecanismo de planteamiento o guía externa. En un proceso de este tipo la búsqueda de beneficios tiene un rol importante donde cada uno de los actores del mercado actúa según su propio interés. Quien posee los recursos y el capital, busca la maximización del beneficio propio por medio de la acumulación y producción de los recursos.

En el capitalismo, como sistema económico, predomina el capital y la actividad empresarial-mental, sobre el trabajo o actividad corporal, como elemento de producción y creador de riqueza. El otro distintivo del capitalismo es el beneficio o ganancia como prioridad en la acción económica en función de la acumulación de capital por vía de la compra del trabajo puede separarse del trabajo asalariado.

En una sociedad organizada por interés individual, cada uno de los actores del mercado actúa según su propio interés y en ausencia de intervenciones de terceros, como pudiere ser el Estado. Los precios de los bienes y servicios son establecidos por la oferta y la demanda generando mercados altamente competitivos y la propiedad privada de los medios de producción. En este tipo de sociedad el Estado se limita a la producción de seguridad y al resguardo de los derechos del capital y la propiedad.

Toda aquella sociedad política y jurídica basada en una organización racional del trabajo, el dinero y la utilidad de los recursos de producción, también se denomina sociedad capitalista. 
 

En este sistema la intervención del Estado en la economía es mínima, pero entrega servicios importantes en cuanto a la seguridad social, prestaciones de desempleo y reconocimiento de derechos laborales a través de acuerdos nacionales de negociación colectiva.

Este modelo es prominente en algunos de  los países de Europa occidental y del norte donde inclusive la gran mayoría de las empresas son de propiedad privada.

Sin lugar a dudas el capitalismo moderno a promovido el crecimiento económico buscando aumentar los beneficios. La consecuencia de este hecho, es una mejora en la calidad de vida de las personas, tal como mejor disponibilidad de alimentos, vivienda, atención médica, reducción de horas de trabajo, y libertad de trabajo para niños y ancianos.

Parte de la crítica al capitalismo es la opinión de que es un sistema basado en la explotación de la persona al constituir el trabajo como una mercancía más. No se puede permitir la conversión en mercancía de todos los factores de producción, tierra, naturaleza, trabajo o seres humanos, en beneficio del capital.

Mientras el capitalismo se produzca de forma colectiva y el disfrute de las riquezas generadas sea privado, obtendremos numerosas desigualdades económicas.

El EuroNaziCapitalismo quiere imponernos un sistema NaziCapitalista desde las instituciones más conservadoras que están subvencionadas por la banca y las grandes multinacionales y representadas por nuestros gobernantes.


Los que creemos en un mercado justo y equilibrado, en una sociedad capitalista basada en el consumo responsable y razonable, también gritamos ¡PODEMOS!